Inicio
 
Comparte esta web  
  LA TRADICIÓN
    > Carretera de los cubos
    > Catedral de León
    > El Entierro
    > A la muerte de Genaro

  LOS ROMANCES
    > 2016
    > 2015
    > 2014
    > 2013
    > 2012
    > 2011
    > 2010
    > 2009
    > 2008
    > 2007
    > Otros romances


  EL CERTAMEN GENARIANO
  DE VERSOS BURLESCOS
    > Nueva convocatoria 2017
    > Convocatoria 2016
    > Convocatoria 2015
    > Convocatoria 2014
    > Convocatoria 2013
    > Convocatoria 2012
    > Convocatoria 2011


  



CONFESIONES ANTE EL PADRE GENARÍN, EXALTACIÓN DE SU VIDA Y OBRA Y SINCERA PETICIÓN DE AUXILIO PARA TODOS NOSOTROS
PREMIO IV CERTAMEN GENARIANO DE VERSOS BURLESCOS
Por David López Mirantes (León)

Aterido hasta el cielo,
cae una pelona de espanto
calles y plazas de duelo,
la noche de Jueves Santo.

Incensiada duermevela
hasta que el dorado clarín
con un regusto a mistela
a la noche diera el fin.

Unos pasos descompasados
redoblan por la muralla,
no es la ronda, es Genaro,
el más bendito canalla.

De frente al tercer cubo
silencia su cantinela
y destila contra el muro
su meada milagrera.

¡En mala hora te aliviaste!
¡Maldito sea aquel camión!
La paja más corta sacaste,
para uno que había en León.

Y con el manubrio en la mano
llegaste a la sepultura
Ni Messi, ni Cristiano,
tú eres el único figura.

Éxtasis del fútbol leonés,
aquella tarde gloriosa,
como nadie más puede hacer,
ganaste desde la losa.

En tu evangelio fue escrito
por un excelso cuarteto:
El Gafas y Luis Rico,
Pérez Herrero y Porreto.

Por versar sin par tus obra,
ten a diestra a Pérez Herrero,
a la izquierda, decir sobra,
que goce Fermín Carnero.

El Poeta, hoy es Caronte
a la otra orilla de La Sal
y en tan estrecho horizonte
ensancha tu historia inmortal.

Esgrimió con sumo arte
una batalla desigual
para poder rescatarte
de la censura clerical.

Y Fermín en tu calvario
fue colgador y viceabad,
solidario y necesario
como una juerga general.

Escogido por las musas,
actor, pintor en su templo,
nos regaló sin excusas
lustros de aguerrido ejemplo.

¡Oh, Genaro! Dales gloria
y gocen tu bendición
y tu acción expiatoria
les guíe a la redención.

Como a la Moncha guiaste
para colgar el tacón,
tú la desemputaste
¡extraordinaria excepción!

Pues no hubo moza en tus tiempos
que no gozara tu bravura,
orujos tomabas por cientos
pero aún se te ponía dura.

Chivador crónico y agudo,
el mundo ansía tu hidalguía
del San Lorenzo extramuros
a París y Lombardía.

Berlusconi y Hollande lo claman
en defensa de sus correrías
¡Queremos ser como Genaro,
que gozó día tras día!

Tu grandeza a reyes fascina
y te rinden homenaje
con una Corinna de lujo
cuando se van de viaje.

Iluminas a presentes,
también a los pretéritos
veo pruebas evidentes
en los siguientes méritos:

No es pecado la resaca,
ahora es cosa celestial
si bebes como la Urraca
orujo en el Santo Grial.

Y un milagro ha ocurrido
y llenos somos de gracia,
el rey Alfonso ha parido,
lo han llamado democracia.

La Cuna Parlamentaria
en San Isidoro prevista,
fortuna publicitaria
para esquilmar al turista.

Padre Genarín, que esta vez,
la Iglesia no se entrometa
como cuando avisó al inglés
y no viste una peseta.

Mucho parlamentarismo
y León cuna lironda
pero nos joden lo mismo
en esta cama redonda.

También nos toca ponerla
y las sábanas pagamos,
factura digna de verla,
en conceptos desglosamos:

Agua, luz, gas y basuras,
el IBI, el IVA, hacienda,
los sueldos de caraduras,
el que tenga: la vivienda.

El céntimo sanitario,
copago, tasas y multas,
el rescate millonario
de preferentes ocultas.

Móviles, trajes y dietas,
residencia y coche oficial,
escoltas, las pataletas
de la resaca electoral.

Paseíllos por juzgados
de Palma o Plaza Castilla,
pensiones de diputados,
los ere de Mercasevilla.

No extraña que media España
se nos quiera independizar.
Referéndum ya mañana
¡León Solo, con salida al mar!

Mas no será por Pajares,
donde se ha debido colar
en los túneles del Ave,
el topo de la catedral.

Ruego que ante estas noticias
y estos hechos que confieso,
pongas freno a la codicia
como al sereno travieso.

Y perdóname Genarín,
que no es hora de venganzas,
por tu noble y sin par vivir
celebremos alabanzas.

Que esta noche de ensueño
nadie nos la puede quitar,
gocemos con todo empeño
y no dejemos de brindar:

Por la juerga y la amistad,
el ingenio y el descaro
y por quién vivió de verdad,
el Santo Padre Genaro.





COFRADÍA DE NUESTRO PADRE GENARÍN