Inicio
 
Comparte esta web  

 
 
LOS CUATRO EVANGELISTAS

         Fueron cuatro, estos hombres de Dios, los que con sus poemas cantaron incansablemente durante toda su vida al Santo Pellejero. Glosaron sus andanzas por prostíbulos y tabernas, contaron sus sonadas victorias en las partidas de tute y garrafina;  recordando a la posteridad todas estas hazañas en reconfortantes romances y poemas.
         Solteros empedernidos prolongaron sus hazañas hasta edad bastante aventajada y difundieron a las cuatro vientos de esta ciudad, y aun más allá de nuestras fronteras, la Fe en Nuestro Padre Genarín. Presidiendo, hasta que la vida les acompañó, la más famosa procesión de borrachos de nuestro país, y probablemente del mundo entero.


FRANCISCO PÉREZ HERRERO
          Mecánico dentista y poeta de cierto prestigio local. Autor de una treintena de libros (poesía, ensayo y teatro), cuya edición en muchas ocasiones se la pagó el mismo. Principal propagador de la Fe en Nuestro Padre Genarín, y el evangelista que más sobrevivió muriendo en el año 1988, por lo que tuvo la ocasión de ver resurgir el rito del entierro más allá de las prohibiciones franquistas y las presiones de los diferentes cabildos y cofradías tradicionales de la Semana Santa Leonesa. 



...Esto escrito quedó aquí,
en esta sucia cuartilla
que escribieron sus apóstoles
en nuches de putería,
que era cuando Genarín
chivaba como un rocín,
a su aire y su medida...



LUÍS RICO
         Aristócrata bohemio, que como todo buen seguidor de las enseñanzas de nuestro padre Genarín murió en la pobreza de los que son santos. Todavía se cuenta y se recuerda dos hechos propios de una vida dedicada al culto y veneración de nuestro padre Genarín. La primera es que de mozalbete su padre le mandó al frente de un tren de carbón hacia las cokerias del País Vasco, lo entregó, lo cobró, y tardó dos meses en llegar a casa, eso si sin desviarse del camino, y dejar de visitar todas las tabernas, antros y prostíbulos que había desde Bilbao hasta León.
         Se cuenta de él  y en la Semana Santa de 1948, mediante su intervención, consiguió que en una afamada Cofradía leonesa, pujara el paso de la Magdalena como costalera, la primera mujer que ejerció este oficio procesional llamada "la Suiza", prostituta de la casa de la Bailabotes y llamada así por sus importantes atributos que no tuvo más remedio que disimular para no escandalizar a los fieles feligreses y compañeros de paso.  





NICOLÁS PÉREZ "PORRETO"
          Árbitro de fútbol y agente comercial de una casa de pinturas, aunque sus únicas vocaciones fueron dos: el fútbol y la Cofradía. De la primera lo único que obtuvo fue una interminable ristra de insultos y una formidable patada en un menisco que le retiró del deporte y le condenó a una cojera definitiva. Fue a él a quien se le ocurrió plantar un ajo en cada corner del nuevo campo de la Puentecilla en el que jugaba la Cultural y Deportiva Leonesa. Y ese año y ante el asombro de todos los aficionados subió a primera división. Corrió la noticia de boca en boca, y los monjigatos de los directivos del equipo leones ordenaron arrancar los ajos. Después de esto no ha vuelto a levantar cabeza, estando en estos momentos en la categoría más baja.  





EULOGIO "EL GAFAS"
          Quien fuera famoso taxista, campeón en chascarrillo e inventarse refranes según le "viniera la conveniencia", gran versificador y uno de los evangelistas más inspirado. Sin duda estuvo tocado de la mano de nuestro Padre Genarín. Creador de dichos que después fueron populares. 



"En este mundo traidor
nada es verdad o mentira
todo es según el color
de la mujer a la que te tiras."

"Hombre que no bebe orujo
no se porque le parieron
ni se porque Dios le trujo."

"Al triste y al corujo
dadles de beber orujo"



   
COFRADÍA DE NUESTRO PADRE GENARÍN